CARMEN SELLÉS VDA. DE VILÁ (FUNDADORA)

Doña Carmen Sélles de Vilá

Doña Carmen Sélles de Vilá

Nació en San Juan, Puerto Rico el 3 de diciembre de 1921 y falleció el 18 de junio de 2008

La Sra. Carmen Sellés Vda. de  Vilá, educadora, mujer de empresa y líder cívica, nació en San Juan, Puerto Rico.  Fueron sus padres Doña Juanita Jiménez y Don Gerardo Sellés Solá,  En su matrimonio con el Ing. Luis Raúl Vilá procreó cinco hijos, Raúl, abogado, Carmiña, especialista en niños con impedimentos auditivos, Vilma, abogada, Guillermo, ingeniero y su hija menor, Joanna (q.e.p.d.) quien nació  con la condición Síndrome Down.  Al quedar viuda, dirigió la empresa de su familia Jardines Dorado, dedicada a la exportación de plantas ornamentales.

La condición de su hija Joanna fue motivo para que ella, en unión  a otros padres, fundara  la Asociación de Padres Pro Bienestar de Niños con Impedimentos de P.R. (APNI, Inc.) en el año 1977.  Durante los 30 años como Directora de APNI y hasta el último día de su vida, se dedicó a la lucha por  los derechos de la población con impedimentos.  A través de APNI,  la señora Sellés  logró cambios significativos para esta población.

Doña Carmen, como cariñosamente se le conocía, recibió un sinnúmero de reconocimientos, entre éstos un Certificado de la Unión de Mujeres de América y Honores por su labor en la implantación de la Ley Federal de Educación Especial, hoy conocida como la Ley IDEA, siendo invitada especial de la Primera Dama, Nancy Reagan. Participó activamente en la redacción de la Ley Estatal #21, Ley 51, en las Vistas Públicas del Plan Estatal  y desde el 1988 en la redacción de los  Manuales de Procedimientos de Educación Especial.  Fue Madre Ejemplar de la Ciudad Capital en el año 1984. En el año 2001, la Universidad del Sagrado Corazón le otorgó un grado doctoral en Humanidades, por su dedicada labor a favor de los niños y las personas con impedimentos, a sus familiares y a la comunidad en general.

Siempre estuvo a la vanguardia en la creación de proyectos innovadores, tales como el Programa Respiro, Campamentos de Verano, Coordinadores de Servicios, entre otros.

Fue miembro de diferentes comités de las agencias gubernamentales tales como Departamento de Educación, Departamento de Salud, Departamento de la Familia y en varias universidades locales.

“Doña Carmen” fue una mujer de entrega y sencillez que dejó huellas en nuestros corazones y en el de todo aquel que la conoció, un ejemplo de inspiración para nosotros continuar su legado.

APNI se ha convertido en el mayor centro de apoyo, orientación y capacitación de Puerto Rico para las familias de personas con impedimentos, los proveedores de servicios y la comunidad en general. Su propósito primordial es mejorar la calidad de vida de esta población.